Browsing "Dietas"

Crema de Pimiento Rojo y Tomate con Tempura y Jamón

Todos los sábados

Recomendamos de todo corazón que probáis esta crema. Es un poco atrevida pero el sabor os conquistará como a nosotros nos conquistó. De verdad, la combinación del pimiento con el tomate es fabuloso. Hoy la acompañamos con una técnica de rebozar que viene de Japón pero que es originaria de Portugal (la leyenda dice que monjes jesuitas llevaron la técnica a Japón). O sea, que todo vuelve. La crema es suave y deliciosa, espárragos y tiras de pimientos crujientes y un poco de jamón en honor a los jesuitas.

 _MG_0133-I

Ingredientes para 4 raciones de crema:

·        3 patatas

·        1 cebolleta

·        1 pimiento rojo

·        2 tomates maduros

·        1 chorro de aceite

·        Caldo de verdura

·        Sal, pimienta blanca y nuez moscada molida Carmencita

·        Tajitos de jamón

 

Pasos a seguir:

·        Pelar las patatas y cortarlas en rodajas. Pelar la cebolleta y cortarla en juliana. Lavar el pimiento. Cortar y apartar una cuarta parte para hacer en tempura más tarde y pelar y trocear lo que queda. Pelar los tomates y trocearlos. Cubrir con el caldo de verdura y echar un chorro de aceite.

·        Llevar hasta el punto de ebullición, reducir el fuego y tapar. Cocer tapado a fuego mínimo durante 45 – 50 minutos. La verdura debe estar melosa.

·        Añadir otro chorro de aceite de oliva, una pizca de nuez moscada y otra de pimienta blanca. Triturar la crema con una batidora eléctrica y probar de sal. Reservar.

 

 

Ingredientes para la tempura:

·        4 puntos de espárragos y 4 tiras de pimiento rojo (de antes)

·        3 cucharadas soperas de harina de trigo

·        1 cucharada sopera de almidón de maíz (Maizena)

·        ½ cucharadita de café de sal

·        1 cucharadita de postre de bicarbonato

·        1 botellita de agua con gas fría de la nevera

·        Aceite para freír

 

Pasos a seguir:

·        Calentar el aceite para freír (sartén o freidora)

·        Mezclar todos los ingredientes secos y añadir el agua mineral con gas hasta tener una masa líquida. Va a espumar mucho; esto es bueno. Rebozar los espárragos y los pimientos con la masa tempura. Deben cubrirse con la masa pero sin dejar de poder identificar lo que son. Si la masa es demasiada densa, añadir más agua. Si la masa es demasiado líquida, añadir un poco de harina. Sacar la verdura de la masa con la mano y meterla trozo por trozo en el aceite. Es mejor no intentar freír todo de golpe. Se hacen rápidamente. Cuando estén dorados, sacar y dejar en papel absorbente.

·        Eso es ya todo para la receta pero se puede aprovechar el aceite y la masa preparando unos champiñones o aros de cebolla en tempura.

·        Para emplatar llenar 4 cuencos o platos hondos, decorar cada plato con un espárrago y una tira de pimiento en tempura. Añadir los tajos de jamón y servir. ¡Qué aproveche!

www.carmencitashop.com

 

www.carmencita.com

 

Todo sobre la dieta mediterránea

 

 

Dieta mediterránea

¿Qué es la dieta mediterránea?

La dieta mediterránea es la forma de alimentación que, desde hace varios siglos, mantienen los pueblos de la ribera del mar Mediterráneo.

Aunque el profesor Ancel Keys fue el primero en definirla claramente, ya en textos anteriores se habla de unas costumbres, culinarias y de vida, similares en todos los países de la costa del Mediterráneo.

mediterraneo

¿Qué países se benefician de ella? No son sólo los países europeos como España, Francia, Italia, Chipre, Grecia, Portugal, la antigua Yugoslavia, Albania, San Marino, o Mónaco; sino también Marruecos, Túnez, Malta, Libia, Israel, Jordania, Egipto, y Siria. Aunque Portugal no es un país mediterráneo, también se beneficia de las ventajas de la dieta mediterránea a través de la influencia del resto de la Península Ibérica.

Leer más »

Raviolis con Alcachofas y Habas con Crema de Queso Azul

Todos los sábados

¡Seguimos promocionando la alcachofa! Hoy la preparamos en un sofrito con habas (otra verdura que ahora está de temporada), piñones, bacon, cebolleta y tomate, todo perfumado con nuestra albahaca. Después combinamos el sofrito con una crema de queso azul, unos raviolis, algo de rúcula y tiras de pimiento rojo a la plancha. ¡Delicioso! Recomendamos los raviolis de jamón ibérico de una empresa española muy reconocida que están de miedo y combinan de verdad muy bien con los sabores de hoy.

 chedfgdj

  Leer más »

Dieta mediterránea para combatir el ictus escrito en los genes

NUTRICIÓN | Investigación

La dieta mediterránea es rica en verduras y hortalizas. | R. Pérez

dieta-mediterranea

  • Esta alimentación protege a los individuos con predisposición en su ADN
  • También ayuda a mantener controlados los niveles de glucosa y lípidos

Cristina G. Lucio | Madrid

De nuevo buenas noticias asociadas a la dieta mediterránea. El patrón alimenticio -reconocido como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad- es capaz de ‘frenar’ la predisposición genética para sufrir un ictus, tal y como acaba de demostrar una investigación con marchamo español.

El trabajo, liderado por José María Ordovás, director del director del laboratorio de Nutrición y Genómica de la Universidad de Tufts (EEUU), es el primero en poner de manifiesto que una intervención dietética puede por sí misma contrarrestar una determinada ‘influencia’ que, desde el ADN, favorece la aparición de un infarto cerebral. Supone, por tanto, un paso importante en el avance de la Nutrigenómica, la ciencia que estudia las relaciones entre la dieta y los genes y su impacto en la salud.

“Este estudio sirve de escalada firme para seguir ascendiendo hasta la cima”, señala a ELMUNDO.es Ordovás, que también es investigador y colaborador senior en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) y director científico del Instituto Madrileño de Estudios Avanzados en Alimentación (IMDEA).

Su equipo quiso averiguar qué papel desempeñaba la genética en los beneficios cardiovasculares asociados a la dieta observados en la investigación PREDIMED, un macroestudio español sobre prevención con dieta mediterránea que ha realizado un seguimiento prolongado a más de 7.000 individuos.

Como primer paso, se centraron en una mutación en particular, el polimorfismo rs7903146, que está situado en el gen TCF7L2 y que se ha asociado en numerosas ocasiones con un mayor riesgo de padecer diabetes tipo 2, entre otras enfermedades.

Investigación a fondo

Sus análisis mostraron que alrededor del 14% de los individuos estudiados portaban dos copias de la variante genética, lo que aumentaba significativamente su riesgo de padecer problemas metabólicos.

Sin embargo, al cruzar estos datos con los hábitos alimenticios de los participantes, los investigadores comprobaron que la dieta tenía un efecto clave a la hora de modular este ‘influjo’ de la genética.

Así, mientras que los individuos que portaban la doble mutación y no seguían una dieta mediterránea tenían muchas más posibilidades de presentar niveles altos de glucosa y colesterol, quienes sí seguían al dedillo la típica alimentación española no tenían este riesgo independientemente de lo escrito en sus genes.

Es más, tal y como comprobaron los investigadores, la dieta mediterránea era capaz de proteger a sus seguidores frente al infarto cerebral.

“Con esta dieta, el riesgo de ictus de las personas que portaban dos variantes del gen era igual al de las personas que no poseían estas alteraciones”, apunta Dolores Corella, investigadora de la Unidad de Epidemiología Genética y Molecular de la Universidad de Valencia, miembro del Centro de Investigación en red de la Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) y otra de las principales firmantes del trabajo que se publica en ‘Diabetes Care’.

En cambio, continúa la especialista, los ictus eran hasta tres veces más frecuentes en los participantes que tenían dos copias de la mutación y no seguían el patrón mediterráneo si se les comparaba con aquellos que no poseían la doble variante en su ADN.

Los investigadores aún no han podido dilucidar los mecanismos que explican esta asociación ni por qué la dieta mediterránea parece proteger más frente a los infartos cerebrales que de otros problemas vasculares, pero la investigación continúa.

“Estamos contemplando algunas avenidas de estudio”, señala Ordovás, quien hace hincapié en que “lo más importante para el progreso global es precisamente añadir nuevos genes y polimorfismos con efectos similares a los descritos en este trabajo que nos vayan permitiendo dar sentido y completar el puzle de las interacciones entre genes y dieta. Esto llevará a que en el futuro se puedan recomendar dietas realmente eficaces y personalizadas basadas en la individualidad genómica”.

Espaldarazo a la dieta equilibrada

Otra de las cuestiones fundamentales que ha destapado el trabajo firmado por Ordovás y Corella es la importancia del equilibrio en la alimentación. Lo que protegía a los individuos en cuyo ADN estaba grabada la predisposición a padecer un ictus no era un ingrediente en concreto de la dieta mediterránea. No era el aceite de oliva, las verduras, las legumbres o la fruta, sino el conjunto de su alimentación. “Es el conjunto lo que confiere el patrón saludable, el equilibrio lo que da la protección”, señala Corella, quien subraya que también la adherencia a la dieta resulta fundamental para obtener beneficios. La dieta mediterránea ha de ser una constante en el día a día; una realidad y no un objetivo que cumplir parcialmente.

 

Diez alimentos que ayudan a estudiar mejor…

Diario Público (Actualidad gastronómica)

Publicado el 02 septiembre 2013 Por Antonio Moreno

www.publico.es

Los exámenes de septiembre y selectividad están a la vuelta de la esquina y los más rezagados ya están buscando soluciones de última hora para aprenderse en pocos días lo que no estudiaron durante las vacaciones. En este sentido, son numerosas las investigaciones que han descubierto que determinados alimentos favorecen el rendimiento del cerebro a la hora de realizar actividades cognitivas como estudiar. Aquí ofrecemos diez de estos productos que ayudarán a los estudiantes que estén de exámenes a mejorar su rendimiento. Pero que nadie espere milagros: sin las debidas horas de estudio, poco habrá que hacer.

Nueces

Salmón. Muchos especialistas lo recomiendan por su alto contenido en ácidos grasos omega 3. Tanto este pescado como el atún mejoran la concentración, la memoria y el aprendizaje. El pescado azul es, además, saludable porque ayuda a controlar el colesterol y reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas.

Avena. Este cereal, conocido por ser beneficioso para la piel –numerosas cremas y geles así lo atestiguan-, es también bueno para el sistema nervioso, por su alto contenido de Tiamina o vitamina B1. Además, es un alimento rico en proteínas y grasas saludables. Es recomendable consumirlo en épocas de estrés y es beneficioso para la memoria a corto plazo.

Zanahorias. Al igual que la avena, su ingesta también implica beneficios para la piel y también está indicada para mejorar la memoria. Su consumo a largo plazo puede aumentar nuestra capacidad de retención gracias al antioxidante beta-caroteno, según un estudio publicado en la revista The Archives of Internal Medicine.

Aguacate. Como el salmón, es un alimento rico en grasas saludables y, por tanto, favorece el nivel de concentración

arandanos

Arándanos. Un estudio de la revista Forbes los coloca como un potente fortalecedor de la memoria a largo plazo. Son ricos en vitamina C, en antioxidantes, que ayudan a activar las enzimas protectoras del cerebro y mejoran la memoria. También contienen potasio, un mineral necesario para la transmisión y la generación del impulso nervioso. Frescos, en yogures o en mermelada, da igual como se tome: el arándano solo tiene propiedades positivas.

 

Nueces. Su alto contenido en fósforo las convierten en el fruto seco más eficaz para realizar actividades como estudiar o cualquiera relacionada con el rendimiento intelectual. Del mismo modo, sus hermanas las almendras mejoran la memoria, según un estudio de la Universidad de Illinois-Chicago, que demostró que todo el que comía durante una temporada un puñado de almendras al día resolvía mejor los tests de memoria.

Huevo. Los aminoácidos esenciales que se encuentran en la yema y una sustancia denominada colina, del grupo de las vitaminas B, convierten al huevo en alimento indispensable para mejorar la capacidad de atención y la memoria a largo plazo. Eso sí, hay que tomarlo con moderación para evitar otros problemas como el colesterol alto.

Plátano. No vamos a descubrir nada si destacamos aquí las propiedades del plátano, alimento esencial tanto de deportistas de élite, como de estudiantes en época de exámenes por su alto contenido en potasio y vitamina C.  La vitamina B6 ayuda en la producción natural de  neurotransmisores relacionados con la concentración, como la serotonina o la dopamina.

Té y café. La cafeína ayuda a mejorar la memoria, aunque solo será beneficiosa si no se pasa de dos tazas al día, y siempre que la última sea ocho horas antes de dormir, ya que así no perjudicará la calidad de nuestro sueño. El té, además de la cafeína, contiene L-theanina, indicada para mejorar la memoria y la concentración.

Leche desnatada. La vitamina B12, presente en la leche, el pollo, el pavo o en los huevos, es muy importante para mantener las habilidades cognitivas, según un estudio de la universidad de Tufts, en Estados Unidos. La ausencia de esta vitamina supone, según el estudio, un mayor riesgo de deterioro mental.

zanahorias

Orégano, pasión por la cocina.

Planta

Esta robusta planta que crece silvestre en colinas y montañas tapizando el paisaje ha dado lugar al dicho “no todo el monte es orégano” para referirnos a que no todo es válido o bueno. No es una planta exigente pues no pone muchas trabas a la hora de escoger terreno, se adapta a suelos incluso pedregosos, tampoco parece tener reparos climatológicos pues algunas variedades prosperan a temperaturas cálidas y otras soportan el frío.

 

Es el condimento más jubiloso de cuantos se pueden añadir a las recetas, pues su nombre deriva del griego “oros” montaña y “ganos” alegría, por lo que se la apoda “alegría del monte”.

monte

Leer más »

Dieta mediterránea para combatir el ictus escrito en los genes

NUTRICIÓN

 

dieta medi

  • Esta alimentación protege a los individuos con predisposición en su ADN
  • También ayuda a mantener controlados los niveles de glucosa y lípidos

Cristina G. Lucio | Madrid

De nuevo buenas noticias asociadas a la dieta mediterránea. El patrón alimenticio -reconocido como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad- es capaz de ‘frenar’ la predisposición genética para sufrir un ictus, tal y como acaba de demostrar una investigación con marchamo español.

Leer más »

Filetes de lubina al horno con pimienta y limón…

 

(con ensaladilla de repollo, lombarda y mejillones en escabeche)

El molinillo de pimienta y limón de Carmencita despierta de manera agradable el sabor de la lubina. Para acompañar, una ensaladilla ¡que cruje! a base de repollo, lombarda y mejillones de lata en escabeche. ¡Son sabores que en unverano caluroso apetecen! ¡También en invierno para nuestros amig@s de América!

_MG_0015-internet Leer más »

Y no lo olvides, siempre, con una hojita de laurel…

el-laurel-L-6buSdM

El árbol al pertenecer a la familia de las laureáceas está emparentado con la canela. Las hojas se utilizan en cocina, tanto frescas, como secas: frescas aportan un toque amargo, secas enfatizan su sabor y suman un punto dulce, fresco y picante a las preparaciones. Son ricas en aceite volátil en el que hay un 45% de cineol, un principio amargo y tanino.

Es frecuente encontrar el laurel en infusiones destinadas a aliviar problemas estomacales, mejorar la digestión, reducir la hipertensión y facilitar la expectoración.

infusion laurel

Forma un matrimonio perfecto con el vinagre, prueba de ello es la cantidad de adobos fundamentalmente de pescado azul (sardina, atún, caballa, etc.) en los que se alían estos dos ingredientes. También se utiliza con frecuencia en los adobos de aves y algunas carnes de caza.

El laurel  resulta indispensable en la cocina francesa, forma parte del “bouquet garni” un manojo de hierbas aromáticas que se emplea en la elaboración de ragús, caldos y sopas. Incluye hojas de laurel, tomillo, perifollo, romero y en ocasiones estragón y hojas de puerro y apio.

Distingue con un interesante matiz a las verduras en vinagre, las legumbres y los marinados. Combina a la perfección con los guisos en los que interviene el vino. Es perfecto para cocinar algunos mariscos y bivalvos como mejillones, almejas y berberechos preparados únicamente al vapor, con unos granos de pimienta, un trocito de limón y una hoja de laurel.

Mejillones al Vapor_01_Mariscos_Moluscos

Debe usarse con prudencia, pues su sabor es poderoso y si empleamos muchas hojas su potencia eclipsará a la de los demás ingredientes. Lo más conveniente es introducir las hojas de laurel al principio de las cocciones, pues su sabor se desprende lentamente y retirarlas antes de servir el plato.

Conviene no trocearlas  ya que los fragmentos se dispersarán por el guiso y si las ingerimos sus bordes cortantes pueden representar un peligro para nuestro aparato digestivo. Tampoco es conveniente usar un exceso de laurel pues se transmitirá al plato amargor.

A la hora de cocinar coliflor, si añadimos al agua unas hojas de laurel, reduciremos el olor desagradable que desprende al cocerse y le aportaremos un toque de sabor diferente.

Texto extraído del libro “Carmencita”

bolsa laurel

El tomillo, ese gran desconocido.

tomillo hoja

El tomillo es uno de los condimentos fundamentales de la cocina mediterránea gracias a su versatilidad. Se emplea condimentando carnes, pescados y verduras, forma parte de salsa y escabeches, aliña nuestras ensaladas, da sabor y aroma a los preparados a la parrilla. Igualmente se emplea  en la elaboración de aceites y vinagres, licores e infusiones. También es una de las hierbas más utilizadas a la hora de preparar encurtidos, sobre todo en el aliño de aceitunas.

Carne-parrilla

Se puede utilizar fresca o seca, sola o combinada con otras especias. La combinación de tomillo y romero es una de las más frecuentes, ambas forman parte de las “hierbas provenzales” empleada en salsas, asados y pescados y que a menudo aderezan tomates y requesón. Consiste en una mezcla de tomillo, orégano, romero, estragón, perifollo, laurel, ajedrea, albahaca y en algunos casos lavanda y cáscara de naranja.

El tomillo es fundamental en el “bouquet garni” original de la cocina francesa y que suele emplearse para aromatizar caldos.

 Está presente en la composición llamada “finas hierbas” que se suele elaborar con hierbas aromáticas de cultivo doméstico. Lo más común es que contenga perejil, perifollo, estragón y cebollino a los que también se suele añadir tomillo, eneldo y en ocasiones mejorana, albahaca y cilantro.

bouquet

Con  tomillo, sésamo y zumaque (una especia de la familia Anacardiaceae de uso tradicional en Oriente Medio, en forma de bayas de color rojo oscuro que se comercializa molida) se elabora la mezcla de especias orientales llamada Dukka conocida también como Za’atar. Basta mezclar estos tres ingredientes coger un trozo de pan, mojar en aceite de oliva y pasar por la mezcla. También puede utilizarse para enriquecer algunos quesos, resulta perfecta la combinación con queso feta.

Si lo cultivamos en maceta perfumará agradablemente el interior de las casa y  al igual que la ajedrea o la albahaca actúa como repelente natural de mosquitos.

Por su poder antimicrobiano el aceite de tomillo se ha utilizado en enjuagues bucales y cremas.

Tarro tomillo

Extraido del libro “Carmencita”.

Páginas:12»

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies