Este post va dedicado a los amantes de la repostería y a todos los que queráis ampliar vuestros conocimientos en materia culinaria. ¿Conocéis el cremor tártaro? Con Carmencita puedes conseguirlo fácilmente. Y atentos,  porque aquí te explicamos qué es y para qué se utiliza en cocina. 

Conoce el cremor tártaro y sus aplicaciones gastronómicas.

1. ¿Qué es el cremor tártaro?

Aunque su nombre nos suene un poco extraño, su aplicación en repostería es muy habitual y además se encuentra presente en otros productos más conocidos.  Seguro que conoces la levadura -necesaria para infinidad de recetas dulces- pues el cremor tártaro es su ingrediente principal.

Se le conoce con ese nombre de manera coloquial pero en realidad este compuesto se denomina bitartrato de potasio.  Se trata de un compuesto que se encuentra de manera natural en algunas frutas, como la uva.

Y resulta que al fermentar la uva -durante la producción del vino-el bitartrato de potasio se cristaliza y se va depositando dentro de los barriles. Este fenómeno natural fue observado ya por griegos y romanos, que al elaborar el vino se fijaban en su aparición. Pero no fue hasta el siglo XVIII cuando se aisló el compuesto y se empezaron a conocer todas las aplicaciones para las que era útil.

2. Aplicaciones gastronómicas

Como decíamos, estos cristales de bitartrato de potasio aparecen de manera natural en los barriles de vino. Más tarde se procesan obteniendo un polvo blanco fino sin un sabor definido. ¡Y ya estará listo para su uso! Podéis encontrarlo en nuestra tienda online. Pero, ¿para qué podemos emplearlo?

Conoce el cremor tártaro y sus aplicaciones gastronómicas.

Su uso más común se halla en el mundo del dulce y la repostería. El cremor tártaro es ideal para las siguientes elaboraciones:

-Sirve para estabilizar las claras de huevo cuando las montamos a punto de nieve. Aumenta su volumen y su resistencia al calor.
-Es un ingediente muy útil en recetas para elaborar  merengues y soufflés ya que es un potente aliado para conseguir texturas compactas.
-También sirve para dar firmeza a la nata cuando se monta.
-Se suele utilizar para la elaboración de glaseados ya que evita el endurecimiento de los almíbares y jarabes que usamos para cubrir nuestros pasteles.

3. Receta de “Merengue” con cremor tártaro

Aquí te dejamos un ejemplo de cómo utilizarlo en la elaboración de merengues. ¡Toma nota!

Nota: no conviene abusar en la dosis de cremor tártaro ya que puede dejar un leve sabor ácido en nuestras elaboraciones. Por lo que añadiremos un 1/8 de cucharadita por cada clara de huevo que añadamos. 

Esperamos que os haya servido para aprender algo nuevo en el amplio mundo de la gastronomía. Ahora tienes la posibilidad de incorporar un ingrediente extra a tus recetas de repostería. Conoce este y otros productos interesantes en El Blog de Carmencita.