Hoy nos hemos atrevido a innovar con un exquisito plato típico de la cocina india -Curry de garbanzos-. Fusión entre sabores dulces y de especias Carmencita que convierten a este “Curry” en una auténtica delicia para el paladar. Esta receta incorpora un montón de verduras, además de los garbanzos. Te animamos a prepararlo porque de verdad que es un plato muy rico, fácil de hacer y 100% saludable. A continuación, os contamos todos los detalles, ¿tomas nota?

Ingredientes
Aceite de oliva virgen extra
Ajo en polvo Carmencita
Cebolla
Jengibre fresco
Comino en polvo Carmencita
Cúrcuma en polvo Carmencita
Curry en polvo Carmencita
Cayena Carmencita
Sal sana 0% sodio Carmencita
Boniato
Calabaza
Coliflor
Espinacas

Paso a paso

Ponemos una olla a calentar con dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra. También podemos utilizar aceite de coco, a libre elección. Cortamos el jengibre y lo picamos. Lo salteamos con un poco de ajo en polvo Carmencita durante 30 segundos para que el aceite coja todo el sabor del ajo y el jengibre, y se esparza bien. Añadimos una cebolla cortada en cubos y lo removemos todo bien durante 7 minutos hasta que la cebolla quede traslúcida.

Es el momento de añadir todas las especias: comino, cúrcuma, curry y una pizca de cayena. Las cocinamos bien con el aceite sin que lleguen a quemarse.

Añadimos las verduras más duritas -la calabaza y el boniato- y removemos bien. Si vemos que se pegan añadimos un poco de agua y seguimos removiendo. Tapamos la olla y lo dejamos unos minutos a fuego lento para que las verduras se cuezan y se reblandezcan en su propio jugo.

Añadimos los garbanzos cocidos y la leche de coco, una lata de 400 ml va bien, y removemos toda la mezcla con medio vaso de agua. Lo llevamos a ebullición y añadimos la coliflor cortada en flores junto con un poco de sal sana 0% sodio Carmencita. La coliflor no la echamos antes para que no se deshaga. Tapamos la olla para que hierva, bajamos el fuego al mínimo y esperamos hasta que las verduras se queden blanditas. Con el fuego ya apagado, incorporamos un manojo de espinacas frescas y dejamos que se cocinen con el mismo calor de la olla.

¡Y a disfrutar  de una comida rica y saludable!