abeja

Dice el refrán “la flor del romero, de la abeja es curandero”. El néctar de la flor de romero que liban las abejas produce mieles de peculiares sabores muy demandadas en los mercados naturistas por la cantidad de propiedades saludables que se le atribuyen a este arbusto que habita en todos los países del arco mediterráneo y que nos regala su penetrante fragancia.

romero monte

Prospera en zonas secas, soleadas y resguardadas de vientos. Crece, en muchas ocasiones cerca de su inseparable amigo y aliado, el tomillo con quien comparte preferencias sobre tipo de clima y suelo. Lo podemos encontrar con facilidad, “romero y tomillo en el campo los pillo” sobre todo si nos encontramos en la Comunidad Valenciana, en Cataluña o las Islas Baleares donde se encuentran las mayores poblaciones. Se propaga por esquejes y resulta de fácil cultivo ya que no requiere cuidados especiales, de manera que con frecuencia se utiliza en el diseño de parques y jardines. También resulta  sencillo cultivarlo en maceta para el abastecimiento de nuestra cocina. Se cubre de pequeñas flores que pueden ser de tonalidades blancas, rosadas o azules y brotan con los fríos, según dice el refrán “en enero florece el romero”.

Las supersticiones botánicas son tan viejas como el ser humano, se remontan a la prehistoria cuando comíamos todo tipo de frutos maduros y la parte más tierna de los vegetales, bayas, tallos, hojas jóvenes, yemas, flores, semillas en la necesidad de identificar cuales eran comestibles y cuales perjudiciales para la supervivencia. Desde entonces el extraordinario poder atribuido por la creencia popular a las plantas las convierte en milagrosas, medicinales, proféticas, sagradas, mortuorias, inmortales o nupciales. El romero no iba a ser una excepción. Se asocia con múltiples propiedades terapéuticas. Reza el dicho “de las virtudes del romero, se puede escribir un libro entero” o “mala es la llaga que el romero no sana” pues es antiséptico, antioxidante, antifúngico, tónico y estimulante. Hipócrates ya lo recomendaba para prevenir enfermedades del bazo y del hígado. Se ha usado para desinfectar las estancias de los enfermos y durante las epidemias de peste se portaba una ramita de romero que servía para distraer el olfato cuando se pasaba por una zona afectada. Se utilizaba para “la debilidad del cerebro” y “comida su flor en conserva, conforta el cerebro el corazón y el estómago además de avivar el entendimiento y restituir la memoria perdida”.

isabel_de_hungria

Pero la más increíble de las historias que protagoniza es la referida a la reina Isabel de Hungría de quien se fabulaba que envejecida por el reuma y la gota gracias a una loción que le preparó un alquimista compuesta por romero, logró rejuvenecer y librarse de sus males al punto que conquistó al rey de Polonia. Lo que sí es cierto es que en el siglo XVII se elaboraba una sustancia empleada curativamente para el tratamiento de la parálisis y la gota obtenida destilando alcohol con distintas sustancias aromáticas, entre ellas el romero y que se denominaba “Agua de la reina de Hungría”. Aún hoy se comercializa y se emplea como depurativa, drenante y antiarrugas de rostro y cuerpo.

El romero tiene distintos sobrenombres: “la hierba de las coronas” porque se enterraba a los difuntos con una ramita de romero en la mano o con una corona de romero y mirto y “la planta de los estudiantes” debido a que en la Antigua Grecia se creía que estimulaba la memoria.

grecia

Igualmente se vincula el romero con la fidelidad  ya que era símbolo de buen augurio para los contrayentes y se considera una planta afrodisíaca. Existen multitud de rituales asociados al romero. En Andalucía la noche de fin de año para atraer la buena suerte se purifica el hogar quemando una ramita de romero que perfuma las estancias con un humo penetrante y abriendo la puerta de la vivienda mientras se recita “romero santo, romero bendito, que salga lo malo y entre lo bueno.” Toda la parafernalia de sahumerios que a través de esta planta atrae la buena suerte, el amor y la fecundidad ha dado lugar al refrán “quien ve romero y no lo coge, del mal que le venga que no se enoje”

En realidad el término romero, Rosmarinus officinallis, parece provenir del latín Ros-marinus que significa “rocío de mar”, por su asentamiento próximo a zonas costeras, aunque otras corrientes etimológicas lo identifican con el griego Rhops, arbusto, y Myrino, aromático.

 

MÁS SABOR, MÁS COLOR, MÁS AROMA

El romero es una planta aromática fundamental en la cocina clásica del arco mediterráneo, su espacio natural. Sus hojas frescas o secas se utilizan para sazonar variedad  de platos constituyendo un estupendo sustituto de la sal en aquellas dietas en las que está restringida. Sus hojas, finas y puntiagudas y su sabor, intenso, potente y astringente recuerdan a las agujas de pino.  Encuentra en la cocina italiana, francesa y española su máximo exponente.

ciudad-palma-de-mallorca

Combina bien con carnes blancas a las que aporta más sabor; pollo, gallina, pavo y también con carnes como la de conejo. Dice el refrán “al conejo romero y al tomillo cordero”. También forma un buen matrimonio con las carnes de sabor potente como el venado. Aporta un sabor vivaz a los asados. Aromatiza caldos y sopas. Perfecta para combinar con todo tipo de pastas. En la cocina francesa forma parte del ramillete de “hierbas provenzales” consistente en romero, tomillo, orégano, mejorana y a los que a veces se suma estragón, perifollo, ajedrea, incluso lavanda, albahaca y laurel. Con él se aderezan carnes a la parrilla, salsas, pescados y platos de verduras.

PARRILLADA-DE-CARNE

Figura en algunas recetas de gazpachos manchegos, con la clásica torta, los ajos, la carne de caza (conejo, perdiz, pichón y a los que el toque del tomillo y el romero aportan un sabor montaraz. Igualmente en las recetas de paella valenciana se añade a última hora una ramita de romero para lograr un sabor más campestre.

Macerado en aceite o en vinagre puede dar un toque diferenciado a nuestras ensaladas. Es frecuente encontrar el romero en los adobos de pescado y en los encurtidos, sobre todo de aceitunas. Aromatiza quesos, a los que se recubre con una capa de romero.

Se emplea en la elaboración de panes con aceite, a los que se espolvorea con un poco de romero por encima. Da muy buen resultado en platos de verduras, incluso un sencillo tomate con una pizca de sal y un poquito de romero se transforma en una delicia. También se utiliza en la industria licorera y en la preparación de herberos y de tisanas.

 

CIFRAS Y DATOS CURIOSOS

-Carlomagno incluyó el romero entre las plantas que aparecen en las “Capitulares” como de obligado cultivo en todos los monasterios del imperio.

-La más reputada de las mieles de romero, de propiedades alabadas desde la antigüedad es la llamada “Honey Narbona”, de tonalidad pálida y suave sabor, elaborada con miel de abejas que liban en las colinas del suroeste francés.

miel

-En cosmética se usa en la fabricación de agua de colonia y de champú, al ser estimulante del cuero cabelludo. Tradicionalmente sus hojas en infusión se han utilizado para aplicar al agua de lavado del cabello y conseguir aclarar su tono. Así como en inhalaciones para estimular y tonificar la circulación sanguínea del rostro. También es un eficaz antipolilla doméstico con capacidad de ahuyentar a los insectos.  

 

 

Extraído del libro “Carmencita”. Puedes visualizarlo o descargarlo en: www.carmencita.com