Hoy en el blog de Carmencita hemos preparado un delicioso fermentado originario de Corea que ya es indispensable en las cocinas del mundo entero: el kimchi. Es de sabor salado y picante, crujiente, rebosante de umami y solo se necesita un bote de cristal, un cuchillo y una tabla para su elaboración. ¿Quieres aprender a elaborar esta deliciosa receta? ¡Sigue leyendo!

Kimchi: un alimento fermentado originario de la cocina coreana e indispensable en las cocinas del mundo entero

Cómo hacer Kimchi casero con sabor Carmencita

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Quieres conocer algunas de las propiedades del kimchi?

  • Es rico en vitamina Ccarotenos, proteínas, carbohidratos, calcio y vitaminas B1 y B2.
  • Depura el organismo gracias a su alto contenido en antioxidantes.
  • La fermentación láctica de las verduras, por medio de la sal, ayuda a digerirlas mejor y, de esta manera, se asimilan mejor sus nutrientes.
  • Al igual que el resto de fermentados, el kimchi ayuda a combatir hongos, bacterias y virus, y favorece la regulación intestinal y las digestiones.

Ahora que ya conoces algunos de los beneficios que aporta el kimchi a nuestro organismo, posiblemente, te estarás planteado si incluirla en tu dieta, ¿verdad? A continuación, vamos a detallarte qué ingredientes necesitas y cómo elaborar esta versión de kimchi adaptada a nuestra gastronomía.

Cómo hacer Kimchi casero con sabor Carmencita

Ingredientes

Cómo hacer Kimchi casero con sabor Carmencita Cómo hacer Kimchi casero con sabor Carmencita

Paso a paso

1.Separa las hojas de col china y quítales el tronco. Pica la col china para que, la mayor parte de trozos, estén en contacto con la sal. Así, el proceso del ácido láctico se iniciará de forma rápida y favorecerá las propiedades del kimchi.

2.Corta el resto de las verduras y aplícales sal. Introdúcelas en un cuenco de cristal y mézclalas con la col china picada.

3.Prepara el adobo triturado con ayuda de la batidora ─picante al gusto─. Debe quedar una pasta lisa con la que puedas untar las verduras con facilidad.

4.Añade el adobo a las verduras saladas con movimientos envolventes.

5.Agrega todos los ingredientes en un tarro de cristal con cierre hermético de palanca y ciérralo a presión.

6.Déjalo fermentar a temperatura ambiente durante 2- 5 días. Recuerda ponerlo sobre un plato ya que, una vez que comience la fermentación, supurará y empujará la tapa hacia arriba. Y ya sabes, cuánto más tiempo fermente, más intenso será su sabor. ¡El tiempo de fermentación va en función de tus gustos!

Una vez finalice el fermentado, consérvalo bien cerrado en la nevera durante varios meses. ¡Y ojo! No abuses del kimchi; utilízalo solo para acompañar a las comidas como saborizante o como guarnición.

«Se recomienda una cantidad moderada de kimchi; un pequeño toque cada día para acompañar a las comidas como saborizante o como guarnición»

Ahora te toca a ti. Es hora de ponerte manos a la obra y preparar tu kimchi propio. Recuerda que puedes adaptarlo a tu gusto, ya que no hay una receta tradicional de kimchi. No te olvides de contarnos tu experiencia en la cocina cuando prepares esta receta.

¡Adelante!