Rodrigo

La manera de comer del hombre hace miles de años no tenia nada que ver con lo que es hoy,  hasta que dejamos de ser cazadores-recolectores y nos convertimos en agricultores, pescadores y ganaderos los seres humanos teníamos unas costumbres nómadas que  nos obligaban a consumir alimentos solo cuando disponíamos de ellos lo que iba paralelo a las estaciones del año.

Agricultura

Con el nacimiento de la agricultura hace 10.000 años, el hombre se hace sedentario y se alimenta principalmente de las cosechas que cultiva (trigo, arroz o maíz, según la región del mundo) y la carne o el pescado que almacena según técnicas básicas  que iban desde la congelación, desecación, salazón o deshidratación  hasta el ahumado, todo para prolongar la disponibilidad del alimento perecedero.

Las especias son elementos o extractos de determinadas especies vegetales desecados o deshidratados  que se usaban en pequeñas cantidades bien como condimento para potenciar los sabores bien como conservantes que enmascaraban los enranciamientos de alimentos almacenados y como desinfectantes de las posibles putrefacciones de los mismos.

El conocimiento de las especias es milenario y atribuido a las culturas orientales (especialmente  China e Hindú) y es traída a occidente principalmente a través  del golfo pérsico por el pueblo árabe y por  el primer viajero europeo al Oriente, Marco Polo.

Marco-Polo

Muchos de los orígenes de la utilización  de las especias tiene su fundamento en el uso medicinal de las plantas, que ha sido desarrollada de forma paralela  en  conocimiento y quehacer.

Para los cocineros las especias son el elemento sin el cual las creaciones carecerían de sentido, ellas esconden la  sorpresa, el juego  o la chispa invisibles que, aromas y sabores de ellas, aportan en cada uno de sus trabajos. Por ejemplo, no se conciben guisos de carne sin una base de plantas aromáticas, como  laurel, tomillo u orégano como tampoco se entendería la pastelería sin la canela o el azúcar.

plantas_aromaticas

Las especias constituyen la esencia de la comida de hoy y de ayer en el mundo bien sea esta moderna o tradicional, bien se trate de un arroz  -que sería de éste sin el azafrán- o de un  simple gazpacho de tomate donde resultan imprescindibles el ajo y el comino  y es justo reconocer no solo que resultan elemento imprescindible en los platos sino que, productos aparte, son los verdaderos protagonistas de  la cocina.

*Extraido del libro «Carmencita». Puedes descargarlo o visualizarlo en:

www.carmencita.com

www.carmencitashop.com