Hoy cocinamos con Celeste de www.elblogdeceleste.com ¿la conoces? Te invitamos a que pases por su blog y descubras sus recetas y viajes gastronómicos.

La salmorreta es uno de los ingredientes secretos de muchos de los arroces alicantinos, pues gracias a unas cucharaditas, se consigue aportar otro sabor y color, diferentes de un sofrito tradicional.

La receta es muy sencilla, con sólo 5 ingredientes se obtiene una “crema roja” que alegra cualquier plato de arroz, además si se hace en exceso, se puede congelar fácilmente en cubitos y así, poder usarla a posteriori.

La Salmorreta

En cada casa o restaurante se hace una salmorreta diferente, un poco de aquí, un poco de allá, lo que no puede faltar son las ñoras.

Lo recomendable en una receta tradicional de arroz, es añadir una cucharadita rasa de salmorreta por comensal, pero esta cantidad se puede reducir o aumentar en función del sabor que se busque.

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

3 ñoras de Carmencita.

3 dientes de ajo pelados de Pedroñete.

1 tomate grande muy maduro cortado en cubitos.

1/2 vaso de aceite de oliva virgen extra.

1 cucharadita de pimentón de La Vera.

Sal.

1 poco de pimienta negra y de perejil.

ELABORACIÓN DE LA SALMORRETA 

Para hacer la receta original de salmorreta, corta las ñoras, quita el pedúnculo y las semillas del interior.

Quita el germen / mini tallos de los ajos y partelo en 4 trozos.

En una sartén pon aceite de oliva virgen extra, las ñoras y cocina a fuego medio.

Añade los dientes de ajo y cocina hasta que se doren.

Añade el perejil, el pimentón de La Vera, el tomate, la pimienta negra y cocina durante 5 minutos.

Rectifica punto de sal.

Finalmente, tritura con una batidora o robot de cocina.

TRUCOS Y CONSEJOS

La salmorreta es el sustituto del sofrito típico, ideal para arroces con marisco, pescado o carne.

Se conserva bien en la nevera unas semanas y sino, se puede congelar en cubitera, al igual que el caldo casero.

Puedes añadir un poco de azúcar para rectificar la acidez del tomate.

Con esta salmorreta puedes elaborar diferentes estilos de arroz, por ejemplo, un arroz con cosas, hecho con los ingredientes que sobran en el frigorífico, es decir, de aprovechamiento, o un arroz con pulpo.

Muchísimas gracias, de parte de todo el equipo de Carmencita, a Celeste, autora de este magnífico blog.